2018-03-01T14:46:20+00:00 German Rama

Dedicamos un día a esta preciosa ruta a pie recorriendo parte del río Tea, partiendo de Mondariz-Balneario hasta los conocidos “Pasos de Tatín”. Naturaleza en estado puro.

Bueno, el título de la entrada tiene un poco de trampa. Antes de llegar al punto de salida de la ruta aprovechamos a parar en las famosas “Penas do Equilibrio”, en el municipio de Ponteareas.

SONY DSC

Dos majestuosas piedras que se mantienen en equilibrio con apenas unos centímetros de contacto entre ellas y por mucho que se empuje es imposible perturbar esa aparentemente frágil unión (creerme lo hemos intentado). Es de acceso muy sencillo en coche, al estar al lado de la carretera.

Desde las piedras podemos continuar una subida al “Monte da Picaraña”, lleno de formaciones graníticas similares y con unas vistas preciosas desde el alto de la montaña.

Desde aquí a solo unos minutos en coche vale la pena visitar el Castillo de Sobroso, una fortaleza medieval situada en Villasobroso, en el municipio de Mondariz. La entrada al castillo cuesta 1 € aunque se puede subir perfectamente hasta el mismo castillo en coche y divisar su fachada y las vistas. Por desgracia lo encontramos cerrado (a pesar de llegar dentro del horario de invierno establecido).

201802-findefoto-mondariz-3

Aunque nos dio pena no poder entrar, es una zona preciosa para dar una vuelta y contemplar el precioso castillo. Recomendamos eso sí, llamar primero para confirmar que esté abierto. Página oficial del Castelo de Sobroso.

Ruta por el río Tea

Ahora sí comenzamos la ruta a pie por la senda fluvial Mondariz-Balneario, empezando en Ponte do Cruxón. La senda que escogimos consta de aproximadamente 13km (6,6km de ida y otros tantos de vuelta) y el tiempo que se tarda varía mucho de lo que paréis a disfrutar o fotografiar o incluso bañaros así que mejor no poner aproximaciones.

NOTA: No hagáis caso a la ruta del mapa al comienzo porque ya de primeras por la ladera izquierda está cortado el camino, hay que comenzar por la ladera derecha. Pero no supone ningún problema porque hay varios puentes para cruzar de un lado a otro y no perderse nada de la ruta. Hay unos extraños carteles del lado equivocado que indican prohibición de paso de perros y “zona de adiestramiento canina”, que todavía nos preguntamos a que se refiere.

Lo ideal es variar la ida y la vuelta para descubrir todos los rincones maravillosos que nos ofrece el río Tea, y os aseguramos que no son pocos.

201802-findefoto-mondariz-10

La ruta es ideal para hacerla con perro, es muy tranquila y salvo el inicio/final en la zona de Mondariz-Balneario, el resto es solitaria y sin dificultad, con muchas zonas para parar a descansar, a beber o simplemente a relajarse con el sonido del río y de la tranquilidad del lugar.

Es de suponer que en verano el sitio estará más concurrido, tiene pequeñas playas fluviales con mucho encanto. La primera que nos encontramos es la más grande, la Playa Fluvial Do Val, con su área recreativa Riofrío: merendero, pistas deportivas, aparcamiento… La presa cercana hace que sea el agua muy tranquila sin apenas corriente. Además como en todo el recorrido el agua totalmente limpia y transparente, con un color turquesa que invita al chapuzón.

201802-findefoto-mondariz-26

El recorrido es muy sencillo, lo único complicado es resistir la tentación de quedarte cada 20 metros parado sacando fotos y disfrutando de rincones increíbles. Sobre todo destacar los variados puentes que cruzan el río de una ladera a otra: de metal elevados, de piedra sobre el agua, de piedra elevados, de madera.. cada uno distinto pero todos con algo especial.

El camino tampoco aburre nunca: te encuentras tramos hechos de madera, tramos de tierra, tramos de césped, de cantos rodados, zonas de arboleda con raíces, de arena… pero sin ninguna dificultad excepto el final del camino, los Pasos de Tatín.

Pasos de Tatín

201802-findefoto-mondariz-27

Destacamos el final del paseo fluvial que elegimos: los Pasos de Tatín, en Outerelo. Un camino de piedras  (“pasos” o “poldras”) sobre el río en forma de piedras intercaladas y dispuestas a una distancia entre ellas que hicieran que fuera posible el paso entre unas y otras con el fin de alcanzar la otra orilla. 

Alguna de las piedras de los pasos de Tatín se han caído y dificultan el paso por el río, hay que tener mucho cuidado sobre todo en invierno o época de mucha lluvia con el río crecido, hay zonas de poco apoyo para el pie y las rocas pueden estar algo resbaladizas debido al cauce elevado del río.

201802-findefoto-mondariz-21

Cruzar con el perro, mochila con teléfono móvil y cámara digital puede ser una odisea pero… ¿quién dijo miedo?

Notas finales

Aunque es un paseo muy fácil, hay alguna zona de vegetación alta sobre todo en verano, alguna piedra resbaladiza en los Pasos de Tatín, zonas de caminar sobre piedras o sobre raíces,… No está de más calzado apropiado, pantalón largo aun en verano y llevar el equipaje imprescindible posible.

SONY DSC 4

También es buena idea llevar algo de comer para un picnic improvisado y botella pequeña de agua que iremos recargando por el camino.

[Not a valid template]

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: